Colectivo Trenza

La noticia del escándalo MACBA en Barcelona sobre la escultura de Inés Doujak llegó con menos resonancia a Viena. No así a nuestro colectivo (de personas marcadas por la experiencia migratoria latinoamericana) donde la inquietud fue inmediata: Inés Doujak, una artista austriaca que viaja a los países andinos desde 1978 y recoge textiles andinos porque “hablan y tienen historias que contar”. En 2009 obtiene un premio de alrededor de 350.000 euros del Estado austriaco para producir una “investigación artística” en Bolivia. Los texitiles traídos de la región andina a Europa son enviados a los curadores y han permanecido en el extranjero durante meses. Artistas, poetas, filósofos están invitados a escribir sobre ellos. El resultado del trabajo se recoge en el “Archivo Excéntrico” que está dirigido a un público de habla inglesa. http://www.inesdoujak.net/eccentric-archive

La escultura

Descripción de la foto: Escultura blanca de un pastor alemán que penetra a una desnuda, Domitila Barrios, que lleva un casco de minero y, a su vez penetra con una complaciente sonrisa el (ex) Rey Juan Carlos de España, que vomita flores sobre los cascos de la SS.

Loomshuttles / Warpaths (http://bit.ly/1epDuMO) es el título principal del proyecto en curso sobre textiles (http://bit.ly/1RbHYT6). La obra ‘Not Dressed for Conquering. Haute Couture 4. Transport (Desnuda para la conquista. Alta Costura 4. Transporte). ‘es realizada en colaboración con el artista inglés John Barker y expuesta en la Bienal de Arte de Sao Paulo en 2014. ‘Haute Couture’ es el francés de High Dressmaking. ‘Desnudo para Conquistar’ es ‘la respuesta que en 1619 Lima dio a los mendigos, a la demanda de los invasores españoles, que deberían trabajar en lugar de pedir dinero.’ INDIGNACIÓN

Contra la censura

Una obra de arte que se afirma como una crítica a las relaciones coloniales y el dominio de Europa hacia América Latina y que dice “subvertir las relaciones de poder” pone a una mujer indígena a penetrar analmente al rey de España y a ser penetrada por un perro encima de Cascos nazis y cartones de embalaje. Inés Doujak en “Alta Costura 4. Transporte” hace una reproducción literal de ‘La Bestia y el Soberano’ conferencia de Derrida. La escultura escandaliza al director del MACBA, cuya preocupación es no ofender a la familia real. Los curadores no quieren quitar el trabajo y escriben un manifiesto contra la censura: “la obra se inscribió en la tradición de la parodia, las esculturas del carnaval y las caricaturas iconoclastas. El trabajo no pretendía insultar a una persona privada, sino reformular críticamente una representación colectiva del poder soberano. El curador Valentín Roma dice que “La escultura rechazada es parte de un proyecto iniciado en 2010 que trae luz sobre las relaciones asimétricas y complejas entre Europa y América Latina. Es una obra que se inscribe en la gran tradición de las relaciones entre el arte y el poder. El arte ha estado caricaturizando los arquetipos del poder durante siglos, que es lo que el trabajo de Doujak está haciendo. Esta es la razón por la cual en una exposición sobre el replanteamiento de la soberanía hoy en día no podríamos aceptar eliminarla. Probablemente muchos no se hubieran dado cuenta de quién es el personaje, porque esto no es lo que es importante en el trabajo”. El director cancela la exposición y después de la cobertura mediática y de la reacción de la comunidad de artistas en Barcelona, ​​es despedido por el consejo de administración, al igual que los curadores a petición del destacado director. Después de días de manifestaciones, pensamientos, artículos y protestas, la exposición colectiva con la obra de los treinta artistas internacionales se abre finalmente con un incremento de 48 por ciento en el número de visitantes, según El País. Http://bit.ly/1H0gWig

¿Qué está haciendo Domitila allí?

Una docena de páginas se escriben sobre todos los actores y temas involucrados: sobre “el desnudo para Conquistar / Alta Costura, Transportes”, sobre los curadores españoles Paul Preciado y Valentín Roma, y los co-comisarios alemanes Hans D. Christ e Iris Dressler, les artistas, el director, el Rey, la Reina como patrocinador del museo, el Macba y su contrato con el Württembergischer Kunstverein. Y ninguna de todas estas personas se preguntó si una Domitila con casco y desnuda, atrapada entre un perro y el rey de España es realmente una crítica del colonialismo. La única afirmación de Doujak que se cita es la que ella da en diciembre pasado en la Bienal de São Paulo, sobre cómo la obra “juega con las relaciones de poder y las subvierte”.

En el centro de todas las miradas, en el centro mismo de una obra que supuestamente critica el colonialismo, Domitila y lo que ella representa permanece invisible para todes. Aquí, en el momento más mediático, une artista polítice preocupade por la opresión debería desear que se hiciera, Inés Doujak no dice nada. Tampoco les curadores. Nadie habla o parece molesto por la objetivación de Domitila. Falta toda la perspectiva que haría que su lucha como sujeto político sea entendida.

El aspecto paradójico de esto es que Domitila Barrios se hizo famosa precisamente porque hizo oír su voz en las circunstancias más adversas. Incluso cuando está encarcelada y embarazada, sobrevive a un ataque físico y un violento intento de violación por parte de la policía que busca traumatizar su activismo. Esto como parte de las medidas sistemáticas en América Latina que silencian y matan a las poblaciones indígenas que protestan contra las medidas neoliberales. Domitila, retrocediendo y escupiendo, se hace oír y nunca renuncia a la capacidad de su propia agencia.

En esta situación, al conocer esta historia resulta aún más violento. ¿Cómo puede un trabajo ser anticolonial cuando representa a una persona como si fuera una muñeca de papel maché? Si supuestamente quiere comentar sobre la explotación de los cuerpos indígenas en manos de la corona española, ¿en qué imaginación la violencia sexual es revertida cuando es devuelta por el mismo medio al agresor? ¿Por qué el sexo anal sería un dispositivo emancipador para una región cuyo imaginario precolombino está poblado de representaciones y esculturas de diversas prácticas sexuales que incluyen el sexo anal? ¿Por qué tejer teóricamente con Derrida cuando sus referencias en esta conferencia (Homero, Aristóteles, La Fontaine, etc.) están centradas en Europa (http://bit.ly/1GGYDwx)? Y finalmente, ¿son los cascos nazis un comentario a la invención del formato del campo de concentración por la corona española en el territorio de la actual Cuba? ¿Es Domitila entonces representada aquí como un signo genérico de los indígenas sin diferenciar la historia caribeña y la historia andina?

La violencia hacia las mujeres indígenas y la racialización y animalización de sus cuerpos es una herencia colonial y no es en absoluto una cosa del pasado. La escultura de Doujak elige ignorar esto. Ignora las abundantes imágenes coloniales y el conocimiento racista “científico” que se produjo con el propósito de demostrar el subdesarrollo y el primitivismo de los pueblos indígenas.

Aquí estamos exactamente dos meses después del escándalo y nadie de los involucrados ha dicho nada sobre toda la estrategia del trabajo y el fracaso de su concepción y recepción.

No olvidemos que en el juego también están las relaciones entre el norte y el sur de Europa. Producir una escultura similar que comentara el dominio colonial de Austria, haciendo que una figura femenina de los derechos de les trabajadores de Europa del Este penetre analmente al presidente de Austria sin duda también producirá un escándalo que tendría un impacto diferente para Inés Doujak. Esto muy probablemente se vería impulsado por una reacción conservadora en ciertos partidos políticos que están detrás de los presupuestos que se destinan a la producción cultural o por el otro extremo se entendería que el trabajo es problemático.

¿Quién puede cruzar el Atlántico para recoger tejidos andinos?

Es necesario reflexionar quién habla de quién y con qué objetivos finales. Esto precisamente porque existe una larga tradición colonial de les europees occidentales que viajan a través de América del Sur, recopilando materiales e información que se convierten en una producción de trabajos científicos y académicos (http://bit.ly/1BpmQqt). En este caso los textiles bolivianos y otros bienes culturales autóctonos se utilizan como punto de partida para un trabajo de interpretación que será impartido por expertes fuera del continente, obteniendo beneficios académicos en los que les productores originales nunca participan.

La violencia que se ejerce aquí consiste en ir al lugar del Otro, el subalterno, y producir un sentido de realidad bajo una mirada que no está destinada a iniciar un diálogo con el Otro, sino a explicar la realidad del Otro a una audiencia hegemónica (http://bit.ly/1H0xWoD p.67). Es una relación histórica única. El Otro no tiene estructuras e instituciones que respalden una reversión paralela.

Según Gloria Anzaldúa. “La diferencia entre apropiación y proliferación es que el primero roba y daña, y el segundo ayuda a curar las brechas del conocimiento”.

La propia Domitila Barrios abordó la problemática de la apropiación de su lucha en su biografía “Si me permite hablar” (una lectura que recomendamos: http://bit.ly/1xlKZfV) y dice de los que vienen a hablar de ellos: “De todos los materiales que toman, hay muy pocos que regresan (…) Me gustaría pedir a todas aquellas personas que piensan que quieren colaborar con nosotros, que todo el material que tomaron, que nos lo devuelvan (…) para que sea útil para el estudio de nuestra propia realidad (…) creo que las películas, documentos, estudios que se hacen sobre la realidad del pueblo boliviano deben volver al pueblo boliviano para que puedan analizarlo y criticarlo.

“Finalmente quiero dejar claro que la narración de mi experiencia personal y de la experiencia de mi pueblo, que está luchando por su liberación –en la que estoy comprometida-, quiero que llegue a los más pobres, a los que no lo hacen por dinero, pero necesitan una orientación y un ejemplo para su vida futura. Por eso acepto que lo que narré esté escrito. No importa con qué tipo de papel, pero quiero que sea de utilidad para la clase obrera y no sólo para los intelectuales y las personas que sólo se benefician con estas cosas”.(p.9)

Cuando nos referimos a quienes pueden, estamos hablando de asuntos concretos, como el tránsito libre en el mundo, de aquellos cuyos pasaportes les permiten viajar y tener una experiencia de otras culturas. En 1978 Doujak recoge sus primeros textiles en un viaje a América del Sur. En la misma década, tres años antes, a Domitila Barrios se le niega la posibilidad de salir de Bolivia para asistir a un simposio al que ha sido invitada en México. Sólo con el apoyo de su partido es capaz de viajar al evento en el que su interpelación a Betty Friedan se haría famosa por problematizar las diferencias entre las luchas de las mujeres de color en el “tercer mundo”.

Para aquellos de nosotres que estamos marcades por la experiencia de la migración latinoamericana (andina, caribeña, etc.) en Europa y trabajamos desde las artes y el activismo como una forma de curar las heridas del colonialismo -su manifestación en nuestra vida cotidiana y su transgeneracional actualización tanto en el nivel de las prácticas individuales como en las medidas institucionales- es urgente que les artistas de Europa Occidental cuestionen la normalización de las estructuras que están detrás de los mecanismos que sustentan sus privilegios y su papel en la reproducción de esta opresión. En esta línea, es urgente una investigación sobre las relaciones coloniales entre Austria y España en el momento de la Conquista / Invasión y la acumulación de capital que implica la sangre entre ambas coronas, ya que también es urgente entender cómo y por qué se declara que algunos pueden viajar mientras que a otres se les niega esta posibilidad.

Estamos aquí, produciendo, dialogando y sobreviviendo en el camino. Deseamos y necesitamos una producción artística y una producción de saberes a partir de las historias de dónde venimos, para conectarlas con las nuevas significaciones que producimos aquí y las tejemos con los imaginarios que tenemos de la sociedad en la que queremos vivir.
Colectivo Trenza esta basado en Vienna, marcado por distintas experiencias de racialización, migración Latinoamericana, ancestros negros_indígenas, orientaciones sexuales y definiciones de género. En búsqueda de un camino hacia la descolonización de nuestras mentes, pensamientos, cuerpos, lenguajes, relaciones – Nos trenzamos desde nuestras diferencias – recordando nuestro conocimiento ancestral y nuestras conexiones a Abya Yala.